*

X

Gatos y pepinos: la extraña fobia que tienen los gatos a los pepinos (VIDEOS)

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/05/2017

Un peculiar fenómeno viral: personas asustando gatos con pepinos. ¿Por qué le temen los gatos a los pepinos?

Aunque los gatos en muchos aspectos parecen ser una especie superior a los humanos, y han logrado dominarlos para que los mantengan --y ciertamente son los amos y señores del Internet, donde reciben culto ininterrumpido-- estos pequeños felinos tienen un punto débil. Los gatos tienen terror ante los pepinos --y para ser sinceros, quizás a muchos otros objetos largos, puntiagudos; no tanto a los objetos que parecen falos, sino a los objetos que podrían ser serpientes, según teorizan algunos.

Este temor irracional a los pepinos ha generado toda una serie de videos y memes en los que vemos gatos asustados tremendamente por la irrupción de un pepino en su espacio personal. Gatos que vuelan por el aire, salen tendidos alejándose de estos amenazantes objetos.

Hay quienes señalan que estos videos son simplemente crueles (y, ciertamente, tienen un punto: ¿acaso te gustaría que alguien colocara algo que parece a todas luces una serpiente, de manera furtiva, en tu espacio personal?), pero muchos más los consideran divertidos por los millones de vistas que tienen. Así tenemos otro fenómeno, un tanto inane, característico del Internet, donde el entretenimiento triunfa siempre.

 

El hombre que prefirió la cárcel a la vida monástica

Sociedad

Por: PijamaSurf - 09/05/2017

La vida moderna nunca nos prepara para adoptar otros estilos de vida más rigurosos, como en el caso de este criminal italiano.

Por segunda ocasión, David Catalano, de 31 años decidió huir. A tan sólo seis semanas de su último escape, el criminal italiano no soportó un segundo más de su vida junto a los monjes capuchinos en el monasterio de Santa Maria Degli Angeli ubicado en la isla de Sicilia.

Los agentes que lo recibieron en la estación de policía a la que fue a entregarse no daban crédito a lo que veían. La dura, sencilla y disciplinada vida del monasterio fue demasiado para aquel hombre que rogó por que lo regresaran a una cárcel regular.

La comunidad monástica ha acogido durante los pasados doce años a alrededor de 60 prisioneros que aceptan pasar los últimos años de sus condenas junto a ellos, dedicados a ejercicios de oración. Los monjes capuchinos, conocidos así por su característico hábito puntiagudo creen en una vida austera y simple.

Esta orden religiosa se formó en el siglo XVI luego de separarse de los franciscanos; se caracteriza por el rechazo de cualquier posesión o lujo. Para cumplir sus tareas y tener sustento, dependen enteramente de la caridad y no aceptan ni almacenan más comida que la que les permita sostenerse por algunos días.

Parece que algunos simplemente enloquecen al enfrentarse con las jornadas de duro trabajo y frugalidad que impone un estilo de vida religioso como éste. Ningún monje quiso comentar más al respecto.